‘Zombies’ de Imelsa reconocen que cobraron sin trabajar y apuntan a Rus y su mano derecha

El
El expresidente de la Diputación y del PP de la provincia de Valencia Alfonso Rus (1i), y el exgerente de la empresa pública Imelsa, Marcos Benavent (3d), durante el juicio de los ‘zombies’ – Rober Solsona – Europa Press

Varios acusados en las piezas B y F del caso Imelsa han reconocido en el juicio que se sigue en la Audiencia de Valencia que cobraron diferentes cantidades de dinero sin trabajar en la extinta empresa pública y han apuntado al expresidente de la Diputación y del PP de la provincia de Valencia Alfonso Rus y a su entonces jefe de gabinete Emilio Llopis como ordenantes de los contratos.

Estos acusados –en total, en este procedimiento hay 25– han llegado a un acuerdo de conformidad con el ministerio fiscal por el que han reconocido los hechos y se les ha rebajado la condena, que se ha quedado en 14 meses de prisión.

El primer acusado en declarar en la tercera sesión del juicio ha sido José Estarlich, quien fue testaferro del exgerente de Imelsa Marcos Benavent, autodenominado ‘yonki del dinero’. Ha explicado, a preguntas del fiscal, que fue contratado en Imelsa pero era una «pantomima» que tenían montada: «El contrato era para que tuviera más tiempo libre con el que hacer gestiones personales y para Benavent. Cobré unos 14.000 euros y los he devuelto», ha dicho.

El acusado ha manifestado que conocía a Benavent previamente y que éste se ofreció a contratarle porque estaba atravesando por una situación difícil: «Necesitaba liquidez y me contrató para tener dinero mientras en ese tiempo hacía gestiones particulares, mías y para Benavent», ha repetido.

Por su parte, Miguel Ángel Mullor, otro de los acusados y jugador del Olímpic de Xàtiva, ha reconocido que Rus le contrató para trabajar en Imelsa pero no hizo nada allí: «Yo tenía un contrato del equipo y recibía dinero por jugar. Cuando pasé a trabajar en Imelsa cobraba de Imelsa cuando cobraba como futbolista. Fui contratado para asesorar a Isidro Prieto pero no le asesoré. No lo conozco», ha aseverado.

Otro acusado, Raúl Mateo Ángel Balufo, ha expuesto que fue contratado para trabajar en Imelsa y, sin embargo, no desarrolló «ningún trabajo». «Me contrató Emilio Llopis y me dijo que iba a ser su asesor. Nunca le asesoré. He devuelto 67.000 euros que cobré», ha indicado.

LOS ACUSADOS Y LA CAUSA Estas dos piezas, la B y la F, suman 25 acusados, entre ellos, Rus, el exsubdelegado del Gobierno en Valencia y exdiputado Rafael Rubio (PSPV) y el ex secretario autonómico de Educación Máximo Caturla y el exdiputado del PP Salvador Enguix.

Se trata del segundo juicio de la macrocausa de Imelsa, puesto que en mayo se juzgó la primera de ellas, la relativa a Thematica, con el ‘yonki del dinero’ como principal acusado, quien ha sido condenado a siete años y 10 meses de prisión.

En las piezas que se juzgan ahora, la B y la F, se ha investigado contrataciones presuntamente irregulares en las empresas públicas Imelsa y Ciegsa, Rus se enfrenta a una pena de 12 años de prisión y Rubio –también investigado en el conocido como caso Azud– a oros seis, según se desprende de la calificación provisional del ministerio fiscal.

Fiscalía atribuye a Rus los delitos de pertenencia a organización criminal, un delito continuado de malversación de caudales públicos, de prevaricación administrativa y de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público. Así mismo, a Rubio le acusa de un delito continuado de malversación de caudales públicos, de falsedad en documento oficial y un delito continuado de prevaricación administrativa.

Para el ex secretario autonómico de Educación Máximo Caturla y el exjefe de gabiente de Rus, Emilio Llopis, reclama la misma pena que para el expresidente de la Diputación por idénticos delitos, además de multa e inhabilitación.

Fuente: (EUROPA PRESS)