Las alteraciones medioambientales y el cambio climático modifican la transmisión del virus del Nilo Occidental

Las
Las alteraciones medioambientales y el cambio climático modifican la transmisión del Virus del Nilo Occidental – MINISTERIO DE CIENCIA

Las alteraciones medioambientales y el cambio climático definen cambios en la transmisión y distribución del virus del Nilo Occidental, un flavivirus ampliamente distribuido por todo el mundo, según han evidenciado investigadoras del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) tras revistar artículos de literatura científica publicados entre los años 2000 y 2020.

El análisis de todas estas publicaciones, junto con conocimiento adquirido sobre control y vigilancia microbiológica y epidemiológica, confirma que las alteraciones medioambientales y el cambio climático están alterando la transmisión y la distribución del virus, el cual es endémico en muchos países y está considerado un patógeno emergente en distintas zonas de Europa y de la región mediterránea.

Se transmite principalmente a través de la picadura de mosquitos del género ‘Culex’, mientras que los principales reservorios (los animales que portan la infección) son las aves. La infección puede afectar a las personas y producir enfermedad neurológica en un porcentaje muy reducido de las infecciones (en menos del 1% de las infecciones), y en algunos casos la muerte.

La distribución y transmisión del virus del Nilo Occidental se debe a diferentes factores, entre ellos ambientales, que determinan los efectos sobre las poblaciones de vectores (los mosquitos que lo contagian) y los reservorios animales.

Para mejorar el conocimiento sobre la influencia de los factores ambientales y climáticos ligados a la expansión del virus, las investigadoras del ISCIII han analizado 65 estudios, publicados entre los años 2000 y 2020, que estudiaban tanto vectores (mosquitos), reservorios animales (principalmente aves) como infecciones en mamíferos (humanos y caballos, principalmente).

Los resultados, publicados en la revista ‘One Health’, indican que cambios en factores ambientales relacionados con el cambio climático están afectando a la epidemiología de esta enfermedad, aunque para cuantificar el impacto en su distribución geográfica independiente del medio ambiente es necesario llevar a cabo más estudios que analicen su ciclo completo de transmisión como virus zoonótico (capaz de pasar de animales a personas).

Además de cambios en las temperaturas y las precipitaciones se hallaron otros factores ambientales relacionados positivamente con la dinámica de transmisión y distribución del virus, como el denominado índice de vegetación de diferencia normalizada (que estima la cantidad, calidad y desarrollo de la vegetación en una determinada zona) y la expansión de hábitats antropizados (regiones en las que el ser humano lleva a cabo actividades que transforman el medio ambiente).

Fuente: (EUROPA PRESS)